Gablacias

¿Te has planteado alGuna vez cómo enseñar a tu peque a dar las Gracias?

SeGuro que sí, y es normal porque dar las Gracias le va a aportar bienestar a tu hijo. Como el resto de valores vitales, enseñarás a tu peque a dar las Gracias con tu ejemplo, modelando para que lo aprenda de la misma forma que tú lo haces.

Aunque no lo creas, educar a tu hijo en estas normas básicas de cortesía puedes hacerlo desde edades muy tempranas. Puede que no lo notes, pero tienen aptitudes casi insospechadas y tienes que aprovechar esa Gran sensibilidad en el ámbito emocional para poder trabajarlo. Un dato interesante que seGuro te gustará saber es que el “cerebro social” de tu bebé es tremendamente receptivo a cualquier estímulo, a tu tono de voz e incluso a las expresiones faciales de los que viven con él.

Por ello, la manera más efectiva de enseñarle el valor de la Gratitud es por medio del ejemplo que reciba de sus figuras de apeGo, familiares principalmente, los cuales debéis crear y practicar este valor a diario. Al fin y al cabo, la convivencia se apoya en la calidad de esas interacciones basadas en la tolerancia, la seGuridad y el respeto.

En el ámbito de la neurociencia, se afirma que el sistema neuronal de un niño está proGramado Genéticamente para “conectarse” con los demás. Es un proceso intenso, máGico y real. En otras palabras, quiere decir que nuestro cerebro nos hace sentirnos atraídos por otros cerebros. Para ello es necesario tener en cuenta el proceso de socialización de tu peque, porque, reiterándonos en lo dicho antes, una de las herramientas fundamentales es el ejemplo, más allá que las palabras.

¿Pero cómo haces todo esto te preGuntarás?

Este proceso debes llevarlo a cabo desde bebés para que lo vaya inteGrando sin forzar. Propicia conversaciones con él que os haGan reflexionar, os mantenGa positivos y en calma. Un buen momento es cuando vas a acostar a tu peque; quédate un ratito con él en la cama y dar las Gracias, por ejemplo, por 3 cosas importantes que tenGáis cada día. Aprenderá a valorarlas más aún. Por supuesto, puedes aprovechar esas cosas para Gablarlas y así no perdáis el hábito.

Dale tú las Gracias a tu hijo por comportamientos buenos que haya tenido durante el día, actitudes… de esta forma, tu peque se sentirá reconfortado y tendrá la confianza suficiente para decirte cosas que sean muy personales cuando vaya creciendo.

En definitiva, cuando le enseñas a tu hijo el valor de un “Gracias” le estás enseñando muchas más cosas implícitas, como la educación y valores necesarios para desenvolverse en la sociedad, a reforzar su estabilidad emocional y su empatía.

Gabla te recomienda la lectura del cuento de “Lucía y Valentín aprender a decir gracias” de la autora Mireia Augé Domínguez. Leélo con tu peque para enseñarle de manera divertida, sencilla y diferente a dar las Gablacias. ¡Disfrutadlo mucho y no te olvides de Gablarle el cuento como sabes hacerlo!

¡¡ENLACE PARA COMPRARLO EN AMAZON AQUÍ!! > Lucía y Valentín aprenden a decir gracias (Buenas Maneras)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *