CORONAVIRUS: 21 ACTIVIDADES PARA HACER EN CASA CON LOS NIÑOS

  

 

21 ACTIVIDADES PARA HACER EN CASA CON LOS NIÑOS

Vamos a ser realistas con la situación que viene por el coronavirus, puede que nos esperen días y días en casa con los más pequeños. Me gustaría transmitirte esto: debes hacer sentir que esto puede ser una oportunidad para divertirse, te apetece que le demos la vuelta?. El pánico, el miedo y la incertidumbre…. ¡¡¡¡¡¡van a dar el paso a la diversión!!!!!.

Si el coronavirus os pone en cuarentena, te dejo una serie de actividades divertidas para hacer con los niños dentro de casa por si llega ese momento.

 

  1. Mapa del tesoro

Esconderemos algún que otro objeto que tengamos por casa y alguien tendrá que encontrarlo. Lógicamente esto no será tan fácil eh….  ¡¡¡Los buscadores del tesoro tendrán que seguir diferentes pistas que se habrán escrito en papeles para poder llegar hasta el lugar donde se encuentra el tesoro!!! ¿te imaginas buscar un tesoro que se pueda comer?

 

  1. Hacemos aceites esenciales para masajes

Proyectando que haremos un spa en casa en los próximos días, antes tenemos que preparar nuestros propios aceites esenciales. Para ello, necesitaremos cáscaras de naranjas, limón o romero…  aceite de oliva y un poquito de paciencia, para esperar.

El proceso sería el siguiente: se introducen el ingrediente en un recipiente de cristal, ahora lo mezclaremos con el aceite y lo agitaremos, de esta forma obtendremos un aceite esencial espectacular para masajitos.

 

  1. ¡Masajistas en acción!

¿Qué mejor idea para relajarse que darnos un masaje de cosquillitas por espalda o brazos? Unas cosquillitas suaves con nuestras manos o cualquier objeto suave que pueda relajar nuestros músculos, ¿recuerdas el aceite esencial? ¡es el momento de disfrutarlo!

 

  1. Tres en raya con frutas

¿Todos conocemos el típico tres en raya del juego de mesa o uno exprés hecho con papel y boli verdad? ¡Genial! Pues vamos a hacer el mismo juego, pero con frutas que tengamos en casa. Podemos elegir nuestras frutas favoritas y jugar siguiendo las reglas que todos conocemos.

¡Incluso aprovechar estas mismas frutas para comerlas tras la partida!

 

  1. ¿Compramos y vendemos?

Vaya vaya… ¿quién no ha jugado alguna vez en su vida a vender algo a algún amigo o familiar y comprarle a él o ella algo? ¡Pues vamos a ello! Podemos comprar y vender todo tipo de objetos que tengamos en casa y que, por supuesto, no supongan un peligro para nadie.

Aprovecharemos este juego, para trabajar y repasar con nuestros peques el dinero para que poquito a poco se vayan convirtiendo en personas más autónomas en su vida diaria.

 

  1. ¿Quién soy?

A todos nos gusta disfrazarnos, y más si estamos rodeados de peques, así que vamos a ponernos nuestros mejores disfraces y complementos, y vamos a interpretar a diferentes personas que conozcamos todos los que estemos jugando. ¡Seguro que pasamos un rato muy divertido!

 

 

  1. Me disfrazo de papá y mamá

¿Quién no ha ido al armario de mamá o de papá cuando éramos pequeños a ponernos su ropa, zapatos y accesorios con tal de ser como ellos? Exacto, ¡TODOS! Y era una sensación de orgullo increíble, así que… ¡dejemos que nuestros niños y niñas abran nuestro armario y elijan su próximo modelito!

 

  1. ¡Termina la canción!

¡Llega el momento de la música! Entre todos, vamos a acordar canciones que nos gusten y van a ir sonando una por una.

En cada canción, pararemos cuando nos parezca oportuno y otra persona tiene que continuar con la siguiente frase de la letra de la canción sin que ésta esté sonando. Una vez que haya dicho la frase completa, se le da de nuevo al “play” para comprobar si ha acertado o no con la parte de la canción que tocaba.

 

  1. Arqueólogos de hielo

Nueva profesión la que vamos a adquirir todos, y es que vamos a convertirnos en “arqueólogos de hielo”. ¿Cómo tenemos que hacerlo? Pues bien, necesitaremos tuppers, agua y objetos pequeños.

Llenaremos los tuppers con agua, colocamos uno o dos objetos en cada uno y los metemos al congelador.

Pasados un día o dos, los sacamos y deberemos picar ese hielo con cuidado en la bañera para liberar, esos objetos que nosotros mismos colocamos dentro.

 

  1. Pintando virus y bacterias

Bien, es el momento de imaginarnos cómo es ese virus del que nos debemos proteger y por el que estamos pasando unos días taaaaaan divertidos en casa. Cogeremos folios de papel con los que cubriremos una mesa de las que tengamos en casa y podamos sentarnos todos alrededor de ella.

Y es que, la idea de hacer un “folio” tan grande como una mesa, es para que imaginemos y creemos entre todos a ese virus de manera conjunta y, por lo tanto, más divertida.

 

  1. Tinieblasssss

Uuuuuh, uuuuuh, llega el momento de escondernos para asustar a otra persona de las que estén en casa. Y es que, como otros muchos juegos, todos hemos jugado a escondernos con las luces apagadas para asustar a alguien que estuviera con nosotros. ¡Sin pasarse eh, tiene que ser un sustillo pequeño, no que se caigan para atrás del miedo que les demos! jjjjjj

  1. Jugando a ser batería por un día

Ahora sí que vamos a ponernos la cabeza como un bombo, y es que nunca mejor dicho, vamos a convertir las cazuelas y cazos que haya en nuestra cocina en nuestra propia batería, y las golpearemos para crear nuestra música con cucharas, rotuladores, pinturas, etc. dependiendo el ruido que queramos hacer claro…

  1. ¡Nos hacemos un circuito!

¡Necesitamos solamente cinta de carrocero para crearnos un circuito de carreras en nuestra propia casa! Haremos de los pasillos, carreteras y de los espacios abiertos, rotondas. Y ya sea con nuestro propio cuerpo, o con juguetes como coches, motos, camiones etc., podremos circular por nuestro circuito y hacer carreras entre nosotros.

 

  1. Miniviaje

Llega una de las actividades que más suelen gustar a nuestros peques, y es que tenemos que organizar nuestra maleta para hacer un mini viaje. Y os preguntaréis… ¿cuál es el destino?

Pues bien, vamos a mudarnos todos al… ¡salón! Dormiremos todos juntos en el salón, pero para ello cada uno debe llevar sus provisiones: ropa, pijama, cepillo de dientes, un vasito de leche y galletas para tomar antes de acostarnos… todo lo que creamos necesario para pasar una buena y divertida noche.

 

  1. Jugando a ser profe

Muchos de nuestros peques tienen como referente a su profe del centro infantil o del cole y tienden a imitarlos siempre que pueden. Así que, demos rienda suelta a su imaginación, y propongámosles ser profes. Sin darnos cuenta y de manera divertida, veremos reflejado qué hacen ellos en el cole, cómo se divierten y cuánto están aprendiendo. ¡Les va a encantar!

 

  1. Maratón de películas

A todos nos gustan las películas, seguro, solamente tenemos que ponernos de acuerdo para encontrar películas con las que todos estemos de acuerdo. Pueden ser de acción, de ciencia-ficción, de dibujos animados, de comedia… ¡será por variedad!

 

  1. Zumos y batidos naturales

Es hora de meternos en la cocina. A gusto de cocineros y consumidores, vamos a hacer zumos con frutas que tengamos en casa. Si preferimos un batido, podemos mezclar estas frutas con leche o galletas para darle un toque más de sabor.

 

  1. Haciendo retratos en la pared

Juego de sombras… ¿os suena verdad? Solamente necesitaremos una linterna, y ahora mismo teniendo un Smartphone, lo tenemos muy fácil.

Nos situaremos al lado de una pared, y alguien enfocará la linterna de tal forma que hará el contraste con la cara y se podrá ver reflejada en la pared. Es más, hacer una foto, ¡queda un efecto increíble!

 

  1. Pintar cáscaras de plátano

Hora de merendar, por ejemplo… ¡plátanos! Pero antes de comerlos, vamos a dejar volar la imaginación y haremos figuras sobre la cáscara amarilla del plátano con palillos, por ejemplo. De esta forma, nuestros trazos serían marrones.

Lo mejor de todo esto, es que no vamos a merendar cualquier plátano, si no nuestro plátano personalizado. ¡A los peques les va a encantar esa idea!

 

  1. Un, dos, tres, ¡probando tortillas!

Toca cenar, y de vez en cuando, nos gustan cenas diferentes. Hoy toca innovar con tortillas. Proponemos hacer el proceso inicial todos juntos: pelaremos juntos las patatas, batiremos los huevos, pero… ¡cada uno hará una de un sabor diferente! Los papis ayudarán a los niños con el sabor extra que le quieran dar, ya sea con jamón de york, serrano, queso, etc. ¡Qué variedad vamos a tener para cenar!

 

  1. Spa en casa

Como propuesta para uno de los últimos días, organizaremos un spa en casa. ¿Suena bien verdad?

Tenemos que ambientar el baño y convertirlo en un spa: para ello, pondremos nuestra música relajante favorita, encenderemos unas velas pequeñas y llenamos la bañera hasta arriba de agua. Cuando los peques estén dentro, les encantará jugar haciendo pompas de jabón con pajitas. ¡Se lo pasarán genial!

Cuando ya hemos salido, nos echamos colonia, nos peinamos y es el momento de un buen masaje… ¿Os acordáis del aceite esencial que hicimos los primeros días? Pues es el momento de ir a buscarla y darle uso. Por turnos, nos daremos masajes unos a otros. Nos echaremos unas gotitas de nuestro aceite esencial para que las sensaciones sean aún mejores.

 

—RECUERDA NUESTRA CANCIÓN PARA LAVAR LAS MANOS ESTOS DÍAS—
» SUCIAS, SUCIAS LAS MANOS ESTÁN…
LIMPIAS, LIMPIAS ¡LAS VAMOS A DEJAR!»

 

Post escrito por Mónica Lázaro Lázaro, parte del súper equipo Gabla.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *